La nueva fuerza de la deslocalización en el mundo de los negocios y las telecomunicaciones

Publicado: 2006-08-22

Hoy en día no cabe duda que la Sociedad de la Información viene ampliando sus fronteras a la vez que el avance tecnológico y de las telecomunicaciones implica la apertura a un nuevo escenario de oportunidades en la prestación de servicios a distancia para aquellos países en desarrollo como el nuestro. A inicios de la década de los ochentas, países como la India percibieron ésta nueva oportunidad e iniciaron un proceso de explotación al máximo de sus ventajas comparativas en lo que “exportación de servicios”, “deslocalización” u offshoring se refiere.Offshoring puede ser definido como la deslocalización de los procesos de producción o de servicios desde una empresa ubicada en un determinado país hacia otra en un espacio geográfico distinto[1]. Se trataría fundamentalmente de un proceso de traslado de la producción a ubicaciones relativamente más eficientes, incrementando de esta manera la producción total; este proceso se ve impulsado por el desarrollo de las telecomunicaciones así como por la flexibilidad de las redes sociales que van traspasando las fronteras territoriales.La deslocalización de la producción o de los servicios posibilita la multiplicación de empleos en una “economía global”, como señalara Eloy Vidal en su ponencia “Servicios que usan las tecnologías de la información para la Terciarización de Procesos Empresariales” presentada en ANDICOM 2005 (también se puede ver una presentación en video en web del Banco Mundial); además fortalece las conexiones a nivel macro, flexibiliza el flujo de información, y maneja estratégicamente las fortalezas y debilidades de cada participante en el juego.La pregunta que nos toca ahora es ¿cuáles son los destinos más atractivos para la deslocalización? ¿Quiénes están desarrollando una posición estratégica en este nuevo proceso? ¿cuál es la posición del Perú en este fenómeno mundial? Pues bien, The Economist Intelligence Unit desarrolló en el 2005 un informe en el que presentaba un ranking de aquellas ubicaciones más prometedoras en lo que Offshoring se refiere; según este estudio la India se posicionaba del primer lugar como el destino más atractivo y como ejemplo exitoso por excelencia de las bondades de este nuevo proceso. Respecto a Latinoamérica, y aunque se nos presente como una realidad desalentadora, Chile es el único país que posee una ubicación privilegiada en el ranking (ubicado en el puesto 15) y una alta calificación basada en el énfasis de la inversión en la educación y el desarrollo de las capacidades relacionadas a la Tecnología de la Información (IT) en el mundo empresarial como académico.La ubicación del Perú en el puesto 48 ,según este estudio, y una comparación crítica de nuestra propia realidad con la de otros países latinoamericanos (como Brasil, Argentina o Colombia) no debería quedarse en el desaliento sino que debería impulsar a buscar respuestas y opciones para subirnos a la ola (o montarnos en el tren como señalaría Vidal). Es necesario un análisis de nuestra propia situación incluyendo este tema en la agenda inmediata, cayendo en cuenta de nuestras propias ventajas, fomentando el desarrollo de las tecnologías en comunicación e información, y ampliando las redes sociales que nos permitan sacarle provecho a esta nueva oportunidad.Por Claudia Vergara[1] Cfr. Wikipedia “Offshoring:” Traducción libre de la autora del artículoImágen tomada de www.naco.org/images/countynews/outsourcing