sin ciencia no hay futuro

Compre pero no opine: China y los (no) usos de Internet

Publicado: 2011-08-31

El gobierno chino es conocido por limitar la libertad de expresión y de asociación de sus ciudadanos, sea medianterepresión a protestantes contra el gobierno o bloqueo a las críticas en medios virtuales. El más reciente caso es la presión a la red social Weibo para cerrar las cuentas de aquellos denunciando el asesinato de una joven en Hubei.

Aun así, vía mensajes de texto y ciertas plataformas en Internet como el mismo Weibo, con más de 200 millones de usuarios, se articula un discurso contestatario al régimen comunista. Es el mismo partido que ha instado a las compañías de Internet a eliminar los "rumores" en contra del gobierno:

"Internet es un importante vehículo de información social, civilización y progreso. Los rumores dañarán la Red y son un cáncer peligroso", afirma el escrito. "Inventar rumores es una enfermedad social en sí misma, y la difusión de rumores en Internet supone una gran amenaza social (...) Para cultivar un Internet sano, debemos erradicar el suelo en el que crecen los rumores".

Si bien la dimensión política enfrenta una censura fuerte, los negocios no: con más de 5 millones de tiendas online en el país, el e-comercio está en auge aumentando en 87% cada año con un volumen de ventas de 80 billones de dólares. Además, quienes están detrás de dicho momentum son las tiendas de venta al por menor y la red Taobao, concentrando el 70% de las transacciones. Comprar en línea va más allá de lo comercial: es una experiencia social compartida y que refleja los estilos de vida de los consumidores.

Tenemos entonces las dos caras virtuales de la moneda, reflejadas en las políticas públicas chinas: incentivos al consumo con represión de la ciudadanía.


Escrito por


Publicado en

Línea de Vista

Notas sobre Internet, políticas públicas y Sociedad de la Información