no está satisfecha

¿Internet para todos?

Noche de brujas en el Congreso de la República: ¿qué otra cosa podía pasar?

¿Pueden creer que hoy los expertos en tecnologías hablan mucho de la “Internet de las cosas” pero nunca pudieron ver a las personas cuando hablaban sobre Internet?

Publicado: 2013-11-03

Luego de la aprobación de la ley de delitos informáticos - tan dañina para el uso y desarrollo de Internet en el Perú – llegar al congreso para hablar sobre el futuro de Internet era entre desalentador y un reto al mismo tiempo. La cita era a las 6 pm pero no iniciaría sino hasta las 7 pm, cuando ya no se podía esperar más. Por los parlantes de los pasillos se escuchaba el debate sobre el registro de quienes atentaron contra el estado. “Cuidado con esto” - señala Erick Iriarte antes de entrar al hemiciclo Raúl Porras Barrenechea – “recuerden que existe el derecho al olvido y a que los datos personales no sean almacenados sin un fin específico”, dejando claro que los temas que forman parte de los debates sobre los derechos en Internet no son ajenos a estas discusiones. Pero ahí quedó, ya era tarde y teníamos que comenzar pues de lo contrario terminaríamos demasiado tarde. 

Ese día estaba anunciado el inicio de pruebas de la nueva conexión de fibra óptica que conecta Echarati (en La Convención) con la ciudad de Cusco, el alcalde estaba presente, había impulsado el proyecto con el apoyo –como asesor- de Edwin San Román, expresidente de OSIPTEL, quién hace muchos años había observado que solo hacía falta extender un poco la red que ya llegaba a la central de Machu Picchu y que contaba con capacidad ociosa. Sí, hace cerca de 10 años se observó que había capacidad ociosa en una red de fibra óptica y que podía ser utilizada para conectar varios distritos de La Convención, pero tuvieron que pasar todos esos años para que el municipio se pudiera poner de acuerdo con la empresa de energía, una empresa local de cable y un operador de telecomunicaciones y echar a andar ese elefante blanco (2 pelos de fibra) que ayudará a conectar una de las provincias más extensas de nuestro país. 10 años de espera para un lugar que tenía la infraestructura necesaria ¿cuánto tendría que esperar quien no cuenta con ella?

La misma pregunta parecía hacerse, Raúl Pérez-Reyes - vice Ministro de comunicaciones – cuando presentaba cuadros en los que el Perú aparecía en los últimos lugares de la región en velocidad y calidad de acceso a Internet de banda ancha (si es que podemos hablar de banda ancha, cuando en realidad tenemos 1/10 de lo que contratamos). Y es así que señaló que la actual administración había decidido intervenir para corregir aquello que el mercado no ha podido resolver y llevar servicios de comunicaciones asequibles y de calidad a todo el territorio nacional (o bueno, hasta dónde se pueda).

Anunció una tarifa de US$ 23 + IGV para el transporte de 1 Mbps en la nueva red dorsal de fibra óptica, es una tarifa 10 a 15 veces menor a la que actualmente ofrece el mercado, con lo que es muy probable que las tarifas empiecen a bajar a partir del anuncio. ¿Beneficiarios? Por ejemplo: municipalidades rurales en distritos muy pobres que deben pagar miles de soles mensuales por conexiones que ninguno de nosotros aceptaría en nuestras casas; también escuelas, centros de salud, empresas privadas y ¿por qué no? Cabinas Públicas de Internet que están perdiendo mercado en las ciudades y empezando a buscar oportunidades en áreas rurales.

Pero esta red de fibra también ayudará a que otras redes de comunicaciones brinden más y mejores servicios en zonas hoy desatendidas o sub-atendidas, es el caso de la telefonía móvil. Si las empresas de telefonía móvil pueden usar la red dorsal para transportar a nivel nacional su señal en lugar de construir una red propia, entonces es muy probable que se vean alentados a brindar servicios en esas áreas, generándose así más competencia.

“De lo mal que estamos a lo bien que podemos estar” parecía ser el mensaje del viceministro al exponer sobre las virtudes de este proyecto que es de alguna forma el “caballito de batalla” del presente gobierno. “Ya tenemos 22 postores interesados” era su respuesta a quienes pensaban que la licitación fracasaría por falta de inversionistas y que nadie estaría interesado en una “red neutral” como la que propone el proyecto.

OSIPTEL, representado por Luis Pacheco, jugaba en pared mostrando el enfoque hacia el fortalecimiento de la competencia, la supervisión de un trato adecuado a los futuros Operadores Virtuales Móviles, la supervisión de la calidad del servicio de Internet al considerarlo ya no como valor añadido sino como portador en la Ley de Telecomunicaciones que se viene trabajando, y el respeto del principio de neutralidad de la red.

Todo estaba bien, o parecía, en el hemiciclo. Mientras tanto en una sala paralela se designaba a Martha Chávez como coordinadora de un grupo de trabajo sobre Derechos Humanos, nos enterábamos vía twitter y no sabíamos si se trataba de una broma de mal gusto o estábamos siendo víctimas de una cámara indiscreta. Ignoramos la noticia por un momento y seguimos con las telecomunicaciones, afectados, es cierto, por lo que sucedía y preguntándonos qué otras cosas podrían pasar en nuestro congreso esa noche de Brujas o cualquier otra noche.

“Este foro se llama Internet para Todos” repitió varias veces Erick Iriarte - señalando la pancarta que decoraba la sala- mientras pedía perdón porque cambiaría de tema y hablaría de otros temas no tratados hasta ese momento: hablaría de Internet, del Internet que el estado pretende vigilar, supervisar, monitorear, recortar, prohibir con leyes como la de ciberdelitos y otras que promueven los congresistas Eguren, Chehade y Beingolea (y seguro que habrán otras más por ahí).

¿Es este mismo congreso el que aprobó la ley de ciberdelitos y ahora pone una pancarta titulando: “Internet para todos”?

Pues sí – pensábamos- es el mismo congreso que nombra a Martha Chávez como defensora de los Derechos Humanos, y no era broma, probablemente era una burla, pero no era una broma. Lo mismo pasaba con Internet.

Hablar de contenidos, capacidades, aplicaciones, uso, derechos ¿No es hablar de Internet también? ¿O es que solo se trata de cables, aparatos, gadgets, satélites, megahertz y megabits? 

Cuando hablamos de “todos” ¿de qué hablamos? ¿No es acaso de personas? ¿En qué momento empezaremos a hablar de personas cuando hablamos de telecomunicaciones, de comunicaciones y de Internet? Ese fue nuestro reclamo, y ha sido nuestro reclamo desde que iniciamos este blog con el título “Internet para el desarrollo”.

¿Pueden creer que hoy los expertos en tecnologías hablan mucho de la “Internet de las cosas” pero nunca pudieron ver a las personas cuando hablaban sobre Internet?

Bueno pues, así estamos. Así seguimos estando.

----------------

PD. Por cierto, agradecemos al congresista Mesías Guevara por organizar el foro. Mala fecha pero buena intención, esperamos que se repita.

PD2. El viceministro anunció para este martes una iniciativa relacionada con desarrollo de contenidos , estaremos atentos.


Escrito por

Jorge Bossio

Infonomista, experto en TIC para el desarrollo, políticas de Internet y gestión del conocimiento.


Publicado en

Línea de Vista

Notas sobre Internet, políticas públicas y Sociedad de la Información